Arquitectura e Identidad

Por Monserrath Sánchez Guzmán

Glosario

Paisaje Urbano Histórico:
La zona urbana resultante de una estratificación histórica de valores y atributos culturales y naturales, que trasciende la noción de “conjunto” o “centro histórico” para abarcar el contexto urbano en general y su entorno geográfico. UNESCO

Conjunto histórico tradicional:
Grupo de construcciones y de espacios, inclusive lugares arqueológicos y paleontológicos, que constituyan un asentamiento humano tanto en medio urbano como en medio rural y cuya cohesión y valor son reconocidos desde el punto de vista arqueológico, arquitectónico, prehistórico, histórico o sociocultural. Como lo son las ciudades históricas, los antiguos barrios urbanos y los caseríos. UNESCO

Conjunto urbano histórico:
Todo núcleo urbano de carácter histórico, con independencia de su tamaño, lo que comprende grandes y pequeñas ciudades y centros o cascos históricos junto con su entorno natural o urbanizado. UNESCO 

Patrimonio Cultural:
suma de bienes y manifestaciones que abarca un vasto campo de la vida social y que está constituida por un complejo conjunto de activos sociales de carácter cultural, material e inmaterial que le dan a un grupo humano sentido, identidad y pertenencia. (UNESCO, ICCROM, & COLOMBIA, 2012)

DSC_5015

Chiapa de Corzo, Sánchez 2014

El crecimiento acelerado de las ciudades así como su densidad de población y de construcción es consecuencia del abandono de las zonas rurales y de las industrias tradicionales por sus habitantes para integrarse a la urbe. Con ello las construcciones se vuelven uniformes convirtiendo a nuestras ciudades en lugares monótonos que pierden su carácter de tejido urbano y la identidad de sus comunidades. La urbanización rápida, la incapacidad de las políticas públicas para controlar y supervisar los cambios y la corrupción en beneficio de las grandes empresas han traído graves consecuencias en la morfología de las ciudades.

Aunado a esta problemática física su une lo social; el desconocimiento de la historia por las nuevas generaciones ha propiciado la desvalorización del patrimonio –tangible e intangible-, el habitante no se identifica con esta herencia, no se apropia de ella, no forma parte de la biografía de su vida por lo que su conservación no está asegurada, los conjuntos urbanos históricos y los conjuntos históricos tradicionales están en peligro.

“El sujeto produce su espacio, sus objetos y, a su vez, es producido por la particularidad que tienen el espacio y los objetos. (…) El sujeto alcanza a dotarse de unidad y coherencia porque su cuerpo produce y obtiene esa unidad y coherencia en su relación con el espacio y con las cosas (…) así preguntarse sobre la particularidad de la identidad y del sujeto es lo mismo que preguntarse sobre la particularidad de los espacios donde ha emergido” citado en (Calonge Reílo, 2012)

Tomando en cuenta lo anterior, la homogenización de las ciudades produce una homogenización de los habitantes, que los convierte en seres y ciudades sin particularidades, allí emerge la importancia del patrimonio ya que por ser variado representa un vínculo para entender la diversidad de los pueblos. Con la exterminación del carácter de las ciudades y el ataque directo sobre el patrimonio histórico lo siguiente es atacar la identidad y eliminar las diferencias que nos dan valores. Desde tiempo atrás se han buscado medios para asegurar la conservación y proteger al Patrimonio edificado de los procesos de modernización y especulación inmobiliaria; se apostó por las legislaciones nacionales y el reconocimiento internacional de la UNESCO, sin embargo el relato ha cambiado: hoy la búsqueda de distinciones internacionales y nacionales “está vinculada con la generación de actividades económicas y el lucro, basados en el turismo y el consumo cultural; la tutela del patrimonio pasó de ser tarea exclusiva del estado para dar atribuciones a los gobiernos locales y al sector privado. Cada vez hay más privados que públicos, que bajo el argumento de que el patrimonio edificado se debe de ganar su sustento, demandan la apertura para el consumo cultural y turismo” (Dossier: El Patrimonio Cultural Urbano: Identidad, Memoria y Globalización, 2009).

El poder del sector privado sobre el Patrimonio edificado es una amenaza a la cultura e identidad de los pueblos, ya que su propósito fundamental es la generación económica bajo una lógica del espectáculo y consumo masivo, que busca homogenizar y banalizar la cultura con el “marketing político” que lucra con el prestigio simbólico del patrimonio cultural con la conversión de sitios históricos en parques temáticos, como es el caso del Festival Cumbre Tajín. Así también en nombre de la “recuperación” de barrios populares se ha despojado a los habitantes al aburguesarlos, como es el caso del Mercado de San José en Xalapa, Veracruz, que implicó un desalojo directo e indirecto de la población de bajos ingresos para quienes los nuevos usos elitistas no están al alcance de su bolsillo. (Dossier: El Patrimonio Cultural Urbano: Identidad, Memoria y Globalización, 2009).

hjnmkl,p.

ssdfghjlñEn la región Xalapa, Coatepec, Xico y Teocelo y a nivel nacional se ha vislumbrado un menosprecio por el patrimonio cultural tanto tangible como intangible, por la arquitectura, los vestigios arqueológicos, los símbolos históricos y la propia historia.

Es fácil mencionar algunos ejemplos como los cambios en las fachadas de viviendas catalogadas y demolición de algunas de ellas en los centros históricos, la pérdida de la noción casa-patio, la sustitución de cubiertas de teja por losa plana, las malas intervenciones en iglesias, los atentados a los Centros Históricos como la construcción del hotel atrás del Palacio de Gobierno del Estado, en Xalapa que constituye un daño al Paisaje Urbano Histórico, las modificaciones al Parque Juárez, el abandono de la Casa de Cultura Coatepec; el abandono y desmantelamiento de patrimonios industriales como la Fabrica de San Bruno, los beneficios de café, los ingenios y las haciendas; el abandono de zonas arqueológicas como es el caso de Macuiltépetl en Xalapa, los Teteles en Teocelo, Campo Viejo en Coatepec y Xicochimalco en Xico. Así también destaca el atropello sobre los símbolos históricos, por ejemplo cambios a los escudos de armas de la región que constituyen una amenaza y desprecio por la memoria colectiva y respeto a la historia de las poblaciones.

Palacio de Gobierno del Estado de Veracruz Ruiz, 2014

Palacio de Gobierno del Estado de Veracruz
Ruiz, 2014

 El rescate real de los monumentos históricos vendrá directamente ligado con el quehacer ciudadano, la participación social y democratización del espacio. Para desvincular los inmuebles del sector privado es necesario que la población se haga cargo de ellos; la memoria de estos no se banalizará si éstos son los portadores y difusores de ella. La gestión debe estar encausada al turismo patrimonial, el cual asegura que el espacio sea vivido y conocido por el habitante de manera profunda. Es necesario el surgimiento de movimientos sociales conscientes que además de rescatar el espacio físicamente, difundan su historia y sean capaces de crear nuevos relatos en él.

En la zona de Xalapa han surgido grupos y asociaciones civiles desde el barrio, comunidad y redes sociales que buscan el rescate y conservación de lo existente, como por ejemplo el Patronato del Centro Histórico de Teocelo, Xalapa Antiguo A.C., el Circulo Cultural Regional Coatepecano, Grupos de Arquitectos, Patrimonio y Conservación A.C. entre otros que, aunque no estén expresamente dedicados a la conservación del patrimonio edificado, han tenido un impacto sobre el manejo de inmuebles y son activos en la difusión de la historia de la región misma que sabemos es primordial ya que “conocer el patrimonio cultural es uno de los pasos principales para su apropiación” (UNESCO, ICCROM, & COLOMBIA, 2012).

En esta publicación (Arquitectura e Identidad, No 2) mencionaremos algunos casos locales consolidados y en proceso del uso, destino y apropiación de inmuebles históricos, como es el caso del Museo Comunitario de Teocelo con una patrimonalización desde la participación y democratización ciudadana y su caso contrario La Ceiba Gráfica, como una restauración sin patrimonalización por parte de los pobladores. La Casa de Cultura de Coatepec como un sitio en abandono donde la presión social es un activo importante en el proceso de restauración y la Ex Fabrica San Bruno como un activismo ciudadano y democratización en proceso, entre otros.

DOSSIER: Arquitectura e Identidad


Bibliografía
Calonge Reílo, F. (12 de septiembre de 2012). Sin posesión no hay identidad. Recuperado el Julio de 2014, de IXAYA, revista universitaria de desarrollo social: http://www.ixaya.cucsh.udg.mx/sites/default/files/Sin%20posesión%20no%20hay%20identidad_0.pdf

Dossier: El Patrimonio Cultural Urbano: Identidad, Memoria y Globalización. (Diciembre de 2009). Andamios , 7-10.
UNESCO, ICCROM, & COLOMBIA, M. D. (2012). Introduciendo a los jóvenes en la protección del patrimonio cultural y los centros históricos. Bogotá: Fundación Escuela Taller de Bogotá, Taller Editorial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s